Etiquetado de productos lácteos · Lácteos Insustituibles

Etiquetado de productos lácteos

Etiquetado de productos lácteos

En primer lugar es importante señalar que la información de los productos lácteos que aparece en su etiquetado cumple una doble función.

  • Por un lado, nos permite conocer sus características principales
  • Por otra parte, nos informa de su calidad

Además, el etiquetado nos muestra el compromiso del fabricante de cumplir con la normativa vigente

¿Cómo ha de ser el etiquetado de los productos lácteos?

Como regla general, el etiquetado ha de ser:

  • Claro y conciso
  • No debe inducir a error al consumidor en cuanto a características, composición, naturaleza, cualidades, cantidad, origen o modo de fabricación.

¿Para qué sirve el etiquetado nutricional en los productos lácteos?

La etiqueta nutricional de un lácteo es su tarjeta de presentación. Con ella, el consumidor puede conocer las características nutritivas del producto y decidir su compra, según sus necesidades.

El Libro Blanco de la estrategia europea sobre problemas de salud relacionados con la alimentación, el sobrepeso y la obesidad insiste en la necesidad de que los consumidores dispongan de una información clara, coherente y basada en hechos. Precisamente, el etiquetado nutricional es una forma establecida de informar al consumidor sobre la composición de los alimentos.

Gracias a esa información está en su mano elegir con conocimiento de causa alimentos sanos que le permitan seguir una dieta equilibrada. Para cumplir ese objetivo, la información debe ser completa, clara y fácil de leer; en caso contrario, el etiquetado nutricional resultará una herramienta ineficaz para el consumidor.

Por lo tanto, el etiquetado nutricional es un instrumento de comunicación válido para facilitar una dieta equilibrada entre los consumidores

¿Qué tipos de etiquetado tienen los productos lácteos envasados?

En los productos lácteos, al igual que en otros productos envasados, existen 2 clases de información:

  • General: común a todos los productos y de carácter obligatorio, que informa de las características generales del producto.
  • Nutricional: que no aparece en todos los productos, ya que su uso es opcional. Cada vez aparece con mayor frecuencia y más detallada. Entre otras informaciones incluye las calorías, los nutrientes, fibra, vitaminas, sales minerales…

¿Qué información incluye el etiquetado general?

La información que debe aparecer en el envase es la siguiente:

  • Denominación del producto
  • Lista de ingredientes
  • Modo de empleo
  • Etiqueta nutricional (solamente en los casos en los que sea obligatorio, puesto que se hace referencia a características nutricionales como por ejemplo “Rico en calcio” o “enriquecida con vitamina A y D”),
  • Peso o volumen
  • Condiciones especiales de conservación
  • Lote al que pertenece el producto
  • Fecha caducidad o consumo preferente
  • Identificación de la empresa  

¿En qué consiste la etiqueta nutricional de los productos lácteos?

  • Es toda la información que aparece en los productos lácteos en relación con su valor calórico y su contenido en una serie de nutrientes: proteínas, hidratos de carbono, grasas, fibra alimentaria, sodio, vitaminas y minerales.
  • No es obligatorio que los productos lácteos dispongan de etiquetado nutricional, a no ser que se incluyan alegaciones nutricionales, es decir, cuando se dice que el producto tiene alguna cualidad especial, por ejemplo “rico en…”, “bajo contenido en…”, “fuente de…”, etc.: en ese caso, sí es obligatoria la inclusión del etiquetado nutricional.
  • La norma de etiquetado sobre propiedades nutritivas de los productos lácteos fija dos modalidades de etiquetado nutricional:

    • Tipo 1: donde aparece el valor calórico y la cantidad de proteínas, hidratos de carbono y grasas.
    • Tipo 2: donde aparece el valor calórico y la cantidad de proteínas, hidratos de carbono, azúcares, grasas, ácidos grasos saturados, fibra alimentaria y sodio.

  • La información nutricional debe expresarse por 100 g o 100 ml de producto. 

Mensajes nutricionales en los productos lácteos

Progresivamente se está incorporando a los envases de los productos lácteos una serie de mensajes nutricionales que transmiten unos beneficios saludables para el consumidor.
Se describe a continuación la explicación de algunos mensajes en función de su tipología:

  • Vitaminas y minerales:

    • Fuente de ... Debe aportar como mínimo un 15% de la cantidad recomendada de minerales o vitaminas en 100 g. de producto o por envase si sólo tiene una porción.
    • Alto contenido de... Cuando ese aporte es el doble de esa vitamina o mineral con respecto a un alimento “fuente de...” (más del 30%)
    • Ej. “Rico en Calcio”, “El calcio ayuda a fortalecer los huesos”
    • Ej. “Con vitaminas A y D necesarias para la absorción del calcio”

  • Energía:

    • “Bajo valor energético”: cuando el valor energético en 100 g. es de menos de 40 kcal si se trata de un alimento sólido y si en 100 ml. es de menos de 20 kcal si se trata de un alimento líquido.
    • “Sin aporte energético”: cuando el valor energético del alimento es de menos de 4 kcal por 100 ml.
    • “Valor energético reducido o LIGHT”: si el valor energético del alimento original se ha reducido como mínimo un 30%.

  • Grasas:

    • “Bajo contenido de grasa”: menos de 3 g. por 100 g. de producto o menos de 1,5 g. por 100 ml. de producto
    • “Bajo contenido de grasas saturadas”: menos de 1,5 g. por 100 g. de producto

  • Azúcares:

    • Bajo contenido de azúcares: el contenido en azúcar es de menos de 5 g. por 100 g. si se trata de un alimento sólido, ó menos de 2,5 g. por 100 ml. de producto si se trata de un alimento líquido.
    • Sin azúcar: Es un alimento que por ración de consumo contiene menos de 0,5 gramos de azúcar.
    • Reducido en azúcares: Es un alimento que se ha modificado nutricionalmente y se le ha reducido un 30% de azúcares respecto a su estado original.
    • Sin azúcar añadido: deben garantizar que durante su elaboración no se han añadido ni monosacáridos (glucosa, jarabe de glucosa, fructosa, jarabe de fructosa) ni disacáridos como la sacarosa o azúcar común o la lactosa (los más comunes), ni tampoco ningún alimento comúnmente empleado por sus propiedades edulcorantes, como puede ser la miel. 

Las cantidades diarias orientativas (CDO) y recomendadas (CDR), y su función en el etiquetado nutricional

Las CDO son datos de referencia que expresan la cantidad de energía y de ciertos nutrientes que un adulto sano debe consumir al día para llevar una dieta saludable. El fabricante proporciona voluntariamente estos valores.

Las CDO se calculan a partir de las necesidades medias estimadas de la población y toman en consideración los niveles actuales de actividad física y el estilo de vida del ciudadano medio.

Estos valores de CDO se extraen de las directrices gubernamentales, de la UE e internacionales que se basan en los últimos datos científicos publicados sobre las necesidades y recomendaciones alimentarias.

Por otra parte, la CDR es la cantidad media diaria que satisface las necesidades de un determinado nutriente (vitaminas y minerales) de la mayoría de la población adulta sana.

Las principales diferencias de las CDO y CDR son las siguientes: 

Etiquetado de productos lácteos

Tabla 1: cantidades diarias orientativas para adultos basadas en un consumo diario de 2.000 kcal (calorías) 

Etiquetado de productos lácteos

Fuente: Directiva 90/496/CEE del Consejo, de 24 de septiembre de 1990, relativa al etiquetado sobre propiedades nutritivas de los productos alimenticios
 
La figura 1 que aparece a continuación es un ejemplo de etiqueta nutricional que se puede encontrar en el envase de un producto.
 
Figura 1. Ejemplo y explicación de una etiqueta

Etiquetado de productos lácteos

Productos

Etiquetado productos lácteos Etiquetado productos lácteos Etiquetado productos lácteos Etiquetado productos lácteos Etiquetado productos lácteos
  • Esta página web ha sido producido en el marco del Plan de Nutrición y Comunicación de Productos Lácteos 2011-2014 cofinanciado por el MAGRAMA y la Unión Europea